Empresas mexicanas bajo ciberataques

Seguritech implementa medidas con tecnología para disminuir este mal

En esta era digital en la que podemos hacer pagos, compras, transacciones, envío de información, llamadas al otro lado del mundo y demás acciones por el estilo con tan sólo hacer algunos clicks desde nuestros dispositivos móviles, es muy importante tener la certeza de que todo esto podemos realizarlo de forma segura y sin que se violente nuestra información personal.

Esta situación es algo que siempre tiene como una de sus prioridades todas aquellas organizaciones del sector público y privado que almacenan datos de clientes, empleados, usuarios, etcétera, en sus bases de datos electrónicas, las cuales protegen con diversos sistemas de seguridad que, sin embargo, parecen no ser suficientes.

Ciberataques en México: un mal en ascenso

De acuerdo con un estudio hecho por la filial nacional de la asociación internacional de corredores de seguros Lockton, México se ubicó al final del año 2018 en la tercera posición de los países con más ciberataques, reportando que alrededor del 70 por ciento de las empresas mexicanas son presa de hackers y software malintencionado que buscan vulnerar su información.

Aunado a esto, datos de Kaspersky Lab revelan que los ataques con malware se incrementaron en un 35 por ciento, situación que coloca a nuestro país también en el tercer lugar a nivel Latinoamérica con este problema.

¿Cómo operan los ciberdelincuentes?

Una de las estrategias más empleadas por estos criminales es el llamado “phishing”, que consiste en la suplantación de identidad por medio de software que a través de ventanas emergentes y mensajes electrónicos logran hacerse con las contraseñas de acceso a cuentas de correo electrónico, redes sociales, códigos de celulares y hasta claves bancarias y números de tarjeta.

¿Qué soluciones existen ante este panorama?

Especialistas de la empresa Seguritech destacan la implementación de centros de operación NOC (Network Operations Center) y SOC (Security Operation Center) para defenderse de ataques cibernéticos, dado que a través de ellos puede tenerse un monitoreo constante no sólo de la información digital resguardada sino también de todos los elementos de hardware que hacen  posible su funcionamiento. Algunos ejemplos de los dispositivos empleados por estos centros son firewalls, encriptación de datos, protección de contraseñas de acceso, alarmas, videovigilancia, sistemas contra incendios, alimentadores de energía en caso de corte de suministro, entre otras herramientas tecnológicas más que aseguran el funcionamiento de las redes protegidas sin interrupciones, como lo requieren empresas del giro educativo, de telecomunicación masiva y financiero, que son las que más se ven asediadas por los hackers.

Entradas relacionadas

Dejar un Comentario